¿Cuando finaliza la adopción?

¿Cuando finaliza la adopción?

Hay una frase que he leído varias veces, que dice “Se fue adoptado, no se es adoptado”. Yo no estoy de acuerdo con esa frase, el hecho de ser adoptado es una característica de la persona, negarlo implica que serlo es negativo. 

Dicho esto os pregunto ¿Cuándo creéis que finaliza la adopción? ¿Cuando el menor llega a la familia adoptiva, cuando se ha comunicado la condición adoptiva, cuando ha terminado la adolescencia o cuando se cumplen los 18 años?

Muchas veces me da la sensación de que caemos en el error de pensar que a partir de los 18 años ya no hay que preocuparse por la condición adoptiva de un persona, que a partir de los 18 años lo único que puede preocupar es la búsqueda de orígenes, o el momento de formar una familia ya que lo relacionamos con el espejo biológico.

Siendo una persona adoptada joven, tengo miedos que considero “negativos” por el hecho de considerarlos infantiles. Me sigue costando quedarme sola en casa no por el hecho de la soledad sino por el hecho de que mis padres no vuelvan o cuando llegan más tarde lo habitual, me pongo muy nerviosa. A veces sueño con que voy a ver mi orfanato y mis padres deciden irse y dejarme allí, esto conlleva que cuando me acuesto necesito saber que hay gente en casa. Cuando he roto amistades lo he sentido como un nuevo rechazo y a veces estos miedos me impiden confiar en los demás por el hecho de pensar “bueno como se irán, es mejor no querer” y eso da mucha rabia. Antes mis dudas hacia mi madre biológica eran en cuanto al físico y ahora las busco más en cuanto a mi personalidad.

Con estos ejemplos os quiero hacer ver que a veces surgen miedos nuevos o se reviven miedos que se creían superados, surgen dudas que no se habían planteado o que se plantean de otra forma. Estos miedos y/o dudas  puede que de vergüenza exteriorizarlas, al considerarlas como “cosas infantiles”, por lo que pedir ayuda se complica. También es importante que los padres comprendan que quizá no son el primer apoyo al que se acude o que se necesita, ya que a veces se prefiere exteriorizar ciertas cosas  con otras personas pero aun así, sigue siendo importante su presencia y comprensión.

 A estos aspectos se les junta los  nuevos cambios a los que hay que enfrentarse sin “papá y mamá”: nuevo centro de estudios o trabajo, ir al médico solo, hacer trámites burocráticos etc.

Los sentimientos en torno a la adopción son muy variados, no tienen porque ser negativos o positivos, son simplemente sentimientos que irán surgiendo en las diferentes etapas vitales, sentimientos que hay que respetar e intentar comprender.

Los sentimientos no están asignados a edades o a etapas vitales, y no debemos encasillarlos nosotros en edades o etapas, porque sino podríamos hacer que muchas personas no sean capaces de exteriorizarlos.

Hay que crear espacios para que jóvenes y adultos adoptados puedan hablar, expresar y sentirse escuchados.

 

Anuncios