Recordando el Taller de regulación emocional.

Recordando el Taller de regulación emocional.

IMG_20181027_133127.jpg

El pasado sábado 27 de octubre, la Asociación Atlas volvió a invitarnos a participar. Esta vez, César Sánchez, psicólogo de Apananá, impartió un taller sobre Regulación Emocional. A continuación, os mostramos un resumen de lo que fue la sesión.

César comenzó introduciendo qué son las emociones y por qué todas las emociones son necesarias ya que todas nos enseñan algo. Además nos explicó que toda decisión y conducta conlleva una emoción.

Entre todas las emociones, César quiso centrarse en la ansiedad  ya que se trata de una emoción desconocida pero muy importante. Nos explicó que ciertos niveles de ansiedad son útiles y necesarios para emprender acciones, ya que si no tenemos un cierto nivel de ansiedad nuestro rendimiento no será el más óptimo. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a situaciones en las que además de percibir una amenaza, también percibimos que no tenemos recursos suficientes para afrontarla, aumentan nuestros niveles de ansiedad. A su vez nuestros recursos de respuesta disminuyen, optando por la agresividad o por la huida. Una opción alternativa podría ser racionalizar esos pensamientos que previamente hemos confirmado como reales y nos hacen mucho daño.

Es importante reconocer dónde está la diferencia entre la ansiedad normal y la ansiedad patológica.

Cuando acumulamos niveles de ansiedad muy altos y prolongados en el tiempo, reaccionamos de manera desproporcionada y agresiva ante cualquier disparador.

La agresividad entonces se puede manifestar de maneras diferentes, no sólo con violencia física y verbal; también hay otras formas de violencia como los silencios, “hacer el vacío”, la ironía, etc.

La curva de la hostilidad de Barbara Allaire y Robert McNeill nos indica que en el momento del disparo en que la situación se siente y percibe como frustrante (momento en el que la persona estalla), no se debe reaccionar nunca con provocaciones ni es momento de consejos. Hay que dejar que el “estallido” pase manteniéndonos calmados hasta que esa reacción se va enlenteciendo. Cuando esa activación va disminuyendo podemos entonces poner en marcha las conductas de afrontamiento. Sin embargo, debemos esperar a que  se haya producido el enfriamiento de ese disparador para buscar soluciones.

¿Cómo debemos intervenir en la fase de afrontamiento?: activando nuestro autocontrol, mediante la escucha activa, reservándonos los juicios, mostrando empatía y haciéndoselo saber a la persona, expresando nuestros sentimientos, ofreciendo otras formas de actuación. No significa que tengamos que darle la razón.

Entender que para que el hijo aprenda a regularse emocionalmente primero tienen que aprender a regularse los padres. Es un proceso lento y difícil pero necesario.

Hay distintas técnicas y herramientas que ayudan a reducir la ansiedad, como la práctica de la meditación, mindfulness, yoga, etc.

César realizó un ejercicio de respiración diafragmática con los asistentes al taller para que pudiésemos comprobar cómo, a través de este tipo de respiración podemos reducir también nuestros niveles de ansiedad.

Por último, nos mostró la Realidad Virtual como herramienta eficaz para reducir la ansiedad y fobias ante distintos tipos de situaciones. Mediante la exposición repetitiva a situaciones que nos producen ansiedad y, siempre acompañados por un profesional especializado en ello, podemos ver disminuidos nuestros niveles de ansiedad. Algunos asistentes tuvieron la oportunidad de experimentar lo que se siente y percibe en un primer ejercicio de realidad virtual.

El equipo de Apananá nos sentimos satisfechos con la sesión y con el feedback de los asistentes, aunque nos habría gustado tener más tiempo para poder profundizar más, ya que las casi 3 horas se quedaron cortas. Gracias a la Asociación Atlas por volver a contar con nosotros y por el numeroso grupo de asistentes que mostraron interés en participar.

Belén Ruiz de Miguel 

 

Anuncios